¿Es la salud un concepto físico? ¿Solamente nos duele el cuerpo? ¿No hemos oído muchas veces eso de que nos duele el alma? ¿Afectan “los dolores del alma” a las dolencias físicas?

En esta fase de la vida que estamos atravesando se empieza a hablar de la “segunda pandemia” vinculada a la salud mental. No es algo nuevo pero, ciertamente, los problemas de salud mental se han acrecentado con la pandemia que sufrimos por COVID-19.

No es asunto que se haya provocado en las empresas, pero es claro que hay que actuar en el ámbito de las mismas, pues son muchas horas las que pasamos en nuestro entorno laboral y el ser humano es uno e indivisible, cualquier ámbito de la vida -personal o profesional- afecta a todo los demás.

En la empresa se deben poner medios para cuidar la salud mental, pero cada uno de nosotros es el principal garante de nuestra salud, física y mental.

Pero el qué podemos hacer para cuidar de nuestra salud mental depende en gran medida de cada cual. Y muchas veces se trata de ser consciente de lo que debemos hacer, como:

  • Concentrarnos en el momento presente y en lo que está bajo nuestro control
  • Enfocarnos en las soluciones, no en el problema
  • Planificar nuestros horarios de modo no muy estricto
  • Priorizar nuestras actividades
  • Establecer rutinas de conexión y desconexión
  • Ser más asertivo
  • Tratar de ser positivo y tener conversaciones positivas

La salud mental es básica para la felicidad y para la salud física, ¿intentamos seguir estas pautas?