¿A qué algunas veces, como Técnico PRL, tienes la sensación de que la formación que impartes no interesa a los trabajadores y los ves distraídos y deseosos de terminar? ¿O qué es muy genérica y poco aplicada? ¿O qué deberías hacer algo distinto?

Seguro que hay otras formas de abordar la formación en prevención de riesgos laborales. Pero todo pasa por “pensarlo” y definir un plan de formación huyendo de cumplir de manera somera con el Art.19 de la Ley de Prevención.

Es básico que la formación sea específica, adecuada al puesto de trabajo -tanto por utilidad de la misma como por las posibles responsabilidades jurídicas que pudieran derivarse de un deficiente ajuste entre formación y puesto de trabajo.

También debe ser un proceso contínuo y no necesariamente aburrido, ¿has pensado alguna vez en usar la gamificación o la formación virtual?…A lo mejor es mucho más sencillo y factible de lo que imaginas.

También puede ser conveniente que participen otros trabajadores en el proceso de formación; muchas veces se forma sin saberlo y no lo consideramos formación.

¡¡Piensa en otro modo de hacer las cosas y rompe costumbres!!

Recuerda siempre mi lema: EL PODER ES TUYO, en tu mano está también evitar accidentes y daños para la salud derivados del trabajo; tú también eres PREVYMAN en tu empresa.