¿Dónde he estado y qué me ha pasado?   

Hace un tiempo coincidí con la Responsable del Servicio de Prevención Propio (SPP) de una importante empresa industrial del sector de automoción con tres plantas en el territorio nacional, Madrid, Sevilla y Zaragoza en las que prestan servicios un total de 1.850 trabajadores.

 

Lo encuentro algo descorazonado pues a pesar de los esfuerzos que realiza en prevención de riesgos laborales, los trabajadores no muestran interés y los mandos intermedios tampoco estima que sirvan de cauce adecuado para la implantación de los conceptos preventivos.

 

Los índices de siniestralidad se mantienen estables algo por encima de la media sectorial, según los datos de la Mutua Colaboradora de la Seguridad Social (MCSS), y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) ha sancionado en los últimos 6 meses 3 veces a la Empresa como consecuencia de accidentes en los que subyace o coadyuva algún despiste o acto inadecuado de algún trabajador.

 

Está claro que hay que hacer algo pues la Dirección responsabiliza al SPP y mi colega está confundido y no sabe qué hacer, pues la Dirección tampoco muestra mucho interés en la PRL hasta que llegan sanciones.

 

Me pide que le ayude y decido acudir a la empresa a pensar y proponer otros caminos en materia de prevención de riesgos laborales.

 

¿De qué medios dispone la empresa para evitar esta situación?     

 

Tras un par de visitas y comprobar que el SPP dispone de una documentación preventiva ajustada a la legislación y con un nivel de implantación alto, llegamos a la conclusión de que se debe realizar un esfuerzo en la concienciación de la Organización a todo nivel.

 

Lo primero es medir el nivel de cultura preventiva y se contrata a una consultora especializada al efecto. Se constata de forma evidente que la cultura de la empresa en materia preventiva se encuentra en un nivel reactivo y es necesario dar pasos hacia un nivel proactivo.

Al transmitir esta idea a la Dirección, tenemos cierta oposición, pero conseguimos que salgan adelante las siguientes líneas de actuación, convencidos de que serán positivas para los resultados a nivel global de la Empresa y nos llevarán a un nivel superior en cultura preventiva:

 

  • Impartir una formación-concienciación a los mandos intermedios de la Empresa teniendo como base las funciones que se les otorgan en el Plan de Prevención. Esta formación tiene un carácter muy práctico y la basamos en accidentes acaecidos en el sector de actividad de la Empresa.
  • Creación de un Grupo de Trabajo PRL de Mandos Intermedios con participación rotatoria que tendrá el siguiente contenido:
  • Análisis de los accidentes acaecidos en las distintas plantas industriales.
  • Diseño de cartelería mensual para exponer a los trabajadores.
  • Implantación de una Charla en cada grupo de trabajo donde se haya producido un accidente para explicar el mismo y que será impartida por el SPP y el Mando Intermedio implicado.
  • Diseñar un Programa de Concienciación-Formación de reciclaje que se compone de:
  • Cursos de Formación Virtual en puntos críticos de riesgo de la Empresa.
  • Formación mediante estrategia de Gamificación. Se realizará un torneo anual en cada planta mediante un juego sobre PRL que tendrá como premio un fin de semana a gastos pagados.
  • Elaboración de píldoras formativas a enviar directamente a los trabajadores (móvil, correo electrónico, acceso junto a la nómina…) en las que podrán participar trabajadores contando experiencias de manera muy breve.
  • Envío de mensajes concretos con una imagen sobre PRL a los móviles de los trabajadores -ya que existe autorización de uso a estos efectos por parte de los trabajadores- y siempre en función del puesto de trabajo de cada uno.

 

 ¿Qué resultados se han obtenido?

    Han transcurrido 6 meses desde que se implantaron las medidas anteriores y, aunque el tiempo es corto, la situación actual se puede resumir en los siguientes aspectos:

 

  1. Hace 6 meses que la empresa no recibe ninguna sanción ante accidentes laborales que, en número, se han disminuido un 35,5%.
  2. La siniestralidad laboral se ha disminuido hasta llegar a ser un 20% inferior a la media sectorial.
  3. El nivel de cultura preventiva en estos 6 meses se ha incrementado, según la actualización de los datos del Informe Inicial realizado.
  4. La Dirección de la Empresa ha empezado a interesarse algo más por la PRL al constatarse el impacto de estas medidas en la productividad y resultados de la Organización.
  5. La Dirección de la Empresa ha encargado al SPP el diseño de nuevas medidas que amplifiquen el positivo efecto del Plan de Actuación iniciado hace 6 meses.

 

Si queremos obtener resultados distintos, tenemos que hacer cosas distintas y estos es muy aplicable al concepto de cultura preventiva.

 

“Cualquier parecido con la realidad NO es pura coincidencia”