¿Dónde he estado y qué me ha pasado?   

Me encuentro en un hotel de interior rural con categoría 4 estrellas, con 120 habitaciones, orientado a un público medio-alto de cualquier nacionalidad y con bastante clientela recurrente de una temporada a otra.

La situación derivada de COVID-19 ha generado no pocos problemas en la gestión del hotel y su viabilidad en la presente y pasada temporada, estando prácticamente cerrado desde el inicio de la pandemia por COVID-19; pero, en las dos últimas semanas, se han comenzado a recibir reservas que hacen mirar con moderado e inesperado optimismo a los meses siguientes.

Ahora, la preocupación de la Empresa, y de mi colega de prevención en la misma, es preparar las instalaciones y la gestión del hotel para que, tanto el trabajo de las personas ocupadas como el descanso de las personas alojadas se realice con la máxima seguridad que sea posible. En este sentido, no se tiene claro por dónde comenzar, qué hacer ni se tiene la sensación de seguridad sobre medidas a adoptar, además de las enormes dudas cómo debe actuar el personal y un largo etcétera de dudas e inseguridades propias de la situación.

¿De qué medios dispone la empresa para evitar esta situación?     

Como PREVYMAN, he pensado que aplicar los Protocolos que a estos efectos se han definido y publicado en el

sector turístico, y que ya son Norma UNE, puede ser una solución a los problemas pues resultan adecuados para orientar la situación y tener la mínima incertidumbre posible.

La implantación de las medidas definidas en los Protocolos sectoriales abordarán aspectos, de modo no exhaustivo, como:

  • El Plan de Contingencia como documento de gestión general
  • Medidas de organización y gestión con asignación de funciones concretas
  • Medidas generales de higiene y protección de las personas trabajadoras
  • Medidas de higiene y protección en el establecimiento, definición de aforo total
  • Medidas de protección específicas de climatización y ventilación
  • Definición de actuación concreta en recepción, habitaciones y limpieza
  • Medidas en las zonas comunes como piscina y jardines, aforos
  • Medidas concretas para la zona de restauración

La empresa, tras valorar la implantación e -incluso- estudiar la medida con el Comité de Seguridad y Salud y los Mandos Intermedios decidió implantar el Protocolo sectorial adecuado para las características del establecimiento.

Analizado el trabajo a realizar y los recursos de la Empresa, se toma la decisión de abordarlo con recursos propios asignando el liderazgo al Técnico de Prevención de la Entidad con apoyo de PREVYMAN.

¿Qué resultados se han obtenido?    

Una vez implantado el Plan de Contingencia, formados los trabajadores, comunicada la obtención del distintivo sectorial a estos efectos y transcurridos dos meses, se han obtenido los siguientes resultados:

  1. No se han sufrido casos de COVID-19 en las instalaciones del Hotel, ni entre los clientes ni trabajadores.
  2. La generación de confianza en los clientes ha conllevado que las reservas de clientes se han incrementado en un 12% sobre las previsiones del Hotel.
  3. La sensación de seguridad entre trabajadores y clientes se considera elevada.
  4. Los trabajadores conocían perfectamente su cometido y han sido capaces de trasladar a los clientes las medidas adoptadas por el Hotel, las cuales se han reforzado con la señalización al efecto.
  5. Las relaciones con la Administración han resultado excelentes generando una imagen real de seguridad y preparación ante la situación derivada de COVID-19.
  6. La Empresa ha sido invitada a distintos foros para explicar el sistema implantado, con lo que la mejora de la imagen de la misma es notoria, e incluso, colabora en las iniciativas de artículos técnicos aportando su experiencia y metodología.

“Cualquier parecido con la realidad NO es pura coincidencia”