¿Es lógico preguntarse si nuestras características personales permanecen estables o no con el paso del tiempo?

Y si seguimos preguntando, ¿solamente cambian nuestras capacidades físicas o también las mentales y psicofísicas?

Como llegaremos a la conclusión de que efectivamente cambian…y normalmente no a mejor…¿afectan estos cambios a la prevención de riesgos laborales?

Seguro que, como técnicos de prevención, pensamos que sí. Por tanto, nuestro trabajo debe tener en cuenta el envejecimiento de las personas para que ir avanzando en edad no suponga incrementos de riesgos laborales sino que podamos aprovechar la experiencia de las personas sin mayor posibilidad de accidentes.

Recuerda siempre mi lema: EL PODER ES TUYO, en tu mano está también evitar accidentes y daños para la salud derivados del trabajo; tú también eres PREVYMAN en tu empresa.