¿Cuántas veces estamos perdidos en nuestra gestión preventiva? ¿Cuántas veces los técnicos de prevención tenemos una gran cantidad de asuntos pendientes y muy poco tiempo?

Seguro que la respuesta a estas cuestiones es que con mayor frecuencia de la deseable.

Ya sabes que el Plan de Prevención define la forma de trabajar en tu empresa en lo relativo a prevención de riesgos laborales y las funciones que cada persona -en función de su puesto- debe asumir.

Lo primero será avanzar en que cada persona asuma su cometido…concienciación y formación, concienciación y formación…. Nuestra labor como técnicos, con el tiempo, deberá llegar al control de que cada cuál cumple con su parte. Seremos los líderes de la PRL…pero no el que hace todo lo que tiene que ver con PRL.

Después de haber evaluado los riesgos –la foto continua de nuestra situación en PRL- deberemos tener una Planificación de la Actividad Preventiva con la que nos propondremos mejorar el estado de la foto.

Dicha Planificación es nuestro camino en PRL para un período de tiempo, normalmente un año, e incluirá las mejoras derivadas de nuestro proceso continuo de evaluación y las actuaciones cíclicas que tengamos previstas -formación, reconocimientos médicos, mediciones…-. Ese es nuestro camino PRL y debe contar con las personas encargadas de ejecutar las distintas medidas previstas. Nuestra labor será el seguimiento de la misma…¡empujar para que se cumpla!

Tratemos de no separarnos de nuestro camino, tengamos siempre el hilo conductor de la gestión PRL y seamos unos buenos conductores de la gestión preventiva. ¡Que no nos coma el día a día, aunque haya días de todo tipo¡

Recuerda siempre mi lema: EL PODER ES TUYO, en tu mano está también evitar accidentes y disponer de un camino claro será de gran ayuda; tú también eres PREVYMAN en tu empresa